• Carolina Olivo

HIPNOSIS PARA EL DOLOR MUSCULAR

¿Has escuchado sobre los beneficios que una terapia de hipnosis puede ofrecerte para las contracciones musculares?


Numerosos estudios e investigaciones científicas (como es el caso de la Asociación Internacional para el Estudio del Dolor, entre otras) han demostrado la eficacia de la hipnosis para reducir o eliminar un malestar corporal y el sufrimiento de una persona.


La hipnosis puede resultar muy eficaz a la hora de aliviar un dolor aunque todavía en nuestra actualidad, existen prejuicios, ideas y mitos en la conciencia de muchos hombres y mujeres sobre los beneficios que la hipnosis puede brindar a nuestros malestares. De hecho, si estudiamos el caso más a fondo, veremos que muchos de estos anuncios erróneos vienen de los programas de televisión. Cualquiera que sea la chispa que prendió el fuego, es ahora que los estudiosos de esta área y los especialistas que utilizan estos tratamientos, pueden develar la verdad y quitar las vendas de muchos ojos.


Volviendo al punto central de este artículo, la hipnosis es una interacción social en la cual el hipnologo induce a la persona a un estado de trance, con el objetivo de invitar al inconsciente de dicha persona a aliviar o hacer desaparecer el dolor. Y esto es debido a que el sentido de dolor se procesa por estímulos y neuronas en el cerebro, siendo el inconsciente el responsable de semejante tarea.


En la Sociedad Española de Dolor (SED), el investigador Antoni Castel nos menciona que esta técnica ha mostrado eficacia tanto en el tratamiento del dolor agudo, como del dolor crónico y en el experimental.


Por lo tanto, lo que se consigue con la hipnosis es modificar determinados aspectos de la experiencia del dolor en sus distintas dimensiones: "el dolor es sensación, es afecto, es emoción y también es evaluación”, agrega Castel.


Por medio de la hipnosis, se puede modificar alguna de estas dimensiones del dolor, por ejemplo: una persona que percibe la sensación de dolor como una quemazón muy fuerte, al realizar terapias de hipnosis es posible que tan sensación disminuya y sea calificada cómo más suave; o en lugar de sentir calor, note frescor; o incluso que desaparezca por completo.


Por otro lado, se puede conseguir, modificar la reacción emocional respecto a ese dolor. En resumen es un cambio bidireccional, con la hipnosis no solo se puede aliviar el malestar físico sino también gestionar mejor las emociones o sentimientos relacionados con nuestras dolencias corporales.


Con la hipnosis podemos darle otra tonalidad al dolor corporal y conseguir efectos terapéuticos incluso en el plano mental y espiritual.


Para mayores detalles te recomendamos a consultar otras publicaciones en la página: www.kowannoto.com

18 vues