• Carolina Olivo

LOS 5 JINETES DEL DOLOR



Llegan como una tempestad para desequilibrar nuestra paz mental y nuestro bienestar físico-espiritual. Su presencia crea impaciencia, caos, estrés, ansiedad, malestar y un sinfín de molestias que se adhieren a nuestra vida como una sanguijuela que extrae nuestra energía vital. Ellos son conocidos como: dolor de cadera, dolor de piernas, dolor de manos, dolor de espalda y dolor de cuello.

Si, queridos lectores, nuestros malestares musculares pueden adoptar fácilmente este sobrenombre: jinetes del dolor. Por esta razón, te presentamos: las causas más comunes “el origen” de estos dolores del cuerpo.

El Jinete del dolor de la cadera

La cadera es una de las articulaciones que más peso soporta, al unir el torso con las extremidades inferiores del cuerpo. Si funciona correctamente, movimientos cotidianos tales como caminar, sentare, doblarse y girarse se realizaran sin dolor.

El dolor de cadera es una queja frecuente que puede deberse a una extensa variedad de problemas, siendo la ubicación precisa del dolor de cadera una pista valiosa sobre la causa no diagnosticada.

En muchos casos, el origen del dolor es biomecánica, es decir, se produce por nuestra manera de andar o por malas posturas. Te invito en este instante a ser consciente de la postura que tiene tu cuerpo, a corregirla, a reflexionar sobre tus otros hábitos diarios y a responderte: ¿En mis actividades diarias, tengo una postura idónea para mi estilo de vida?

Cuidar la postura marca la diferencia de muchas cosas. Asimismo, el hacer algunos ejercicios de estiramientos ayudara a aliviar el dolor, sólo requieres de unos minutos al día y sin gastar un centavo. No permitas que el jinete del dolor de cadera se haga un malestar crónico.

El jinete del dolor de piernas

¿Se te hinchan las piernas, notas hormigueo o inflamación en los tobillos? ¿Sientes que tus piernas son demasiado pesadas? ¿Se te hace difícil avanzar a causa de tus piernas? ¿Crees que simplemente es un achaque de la edad? Déjame decirte que envejecer no es la causa. El dolor de piernas puede deberse a la mala circulación, a la inflamación del nervio ciático, a las varices, al exceso de esfuerzo físico o a la neuropatía y debido a esto, para identificar su causa se debe observar la región exacta y las características del dolor, así como si están afectadas las dos piernas o solamente una.

Muchos de estos síntomas pueden ser erradicados con ejercicios de fortalecimientos, masajes, terapias hipnóticas entre otras alternativas menos evasivas para nuestro cuerpo que la medicación.

El Jinete del dolor de manos

Acciones cotidianas como girar una llave o limpiar un plato se pueden convertir en arduas tareas cuando se empiezan a manifestar los primeros síntomas de enfermedades como la artrosis, la artritis, el dedo en gatillo o el túnel carpiano, entre otras.

Es importante saber qué causa el dolor para tratar el problema de forma correcta. Los puntos de articulación de los dedos son muy sensibles a enfermedades reumáticas y lesiones. Dolor, hinchazón, rigidez, hormigueo, mano agarrotada, dedos bloqueados son síntomas de diferentes enfermedades que pueden originar un dolor de manos.

El Jinete del dolor de espalda

Cada 8 de 10 personas han dicho alguna vez en su vida: "¡Ay, qué dolor de espalda!". Alégrate de saber que no eres un espécimen raro del planeta, por haber dicho tú también esto. El dolor de espalda es uno de los problemas médicos más comunes que puede variar desde un dolor sordo, constante, hasta un dolor súbito e intenso. El dolor de espalda agudo aparece repentinamente y suele durar algunos días o semanas. Luego de 8 semanas de dolor es recomendable consultar al médico para determinar las causas y comenzar un tratamiento efectivo, el cual puede incluir compresas frías o calientes, ejercicio, medicamentos, inyecciones, tratamientos complementarios y, a veces, cirugía.

El jinete del dolor de cuello

El dolor cuello es un problema común que, normalmente, está relacionado con la tensión muscular provocada por situaciones como exceso de estrés, dormir en una posición extraña o utilizar una computadora por mucho tiempo, por ejemplo. ​

En esos casos, las compresas tibias, los masajes y algunos ejercicios de estiramiento podrán ser muy útiles para aliviar el dolor en pocos días.

Sin embargo, el dolor en el cuello también puede tener causas más graves como enfermedades de la columna, hernia discal o infecciones como amigdalitis, osteomielitis o meningitis.

La presencia —de uno o varios de estos jinetes en tu vida— dificultará la realización de tus actividades cotidianas, afectara tu autoestima, incidirá en la calidad del sueño, disminuirá tu disposición al trabajo y hasta las relaciones con otras personas.

No menospreciemos la fuerza de estos jinetes, aprendamos a escuchar nuestro cuerpo y tomemos las acciones adecuadas para recuperar nuestro bienestar, lo cual comprende obviamente la consulta a los especialistas.


6 vues