• Carolina Olivo

“YO SOY…” Reflexiones del alma


La simplicidad y profundidad de las pala-bras: “yo soy”… ¿qué?; esconden no sólo lo que somos cada uno de nosotros, lo que fuimos y lo que seremos; también el comienzo al reconocimiento propio como individuo pensante, emocional y creyente; y el reflejo de nuestras ideologías, pensamientos e identidades individuales y grupales, que como seres sociales absorbemos, internalizamos, transforma-mos y comunicamos.


En el “yo soy”, entramos todos, compartimos todos y encajamos todos en una cultura. No son simples palabras de la gramática para combinar un sujeto + un verbo irregular, sino elementos con significados que abren las compuertas de nuestras almas y de nuestro espíritu. Ellas trasmiten lo que cada uno de nosotros es y cómo nos identificamos con el entorno cultural y social: Yo soy una mujer, yo soy una persona independiente, yo soy emprendedora de mis sueños, yo soy capaz de lograr todo lo que me proponga, etc. etc.


Y estas concepciones de identidad, de sentimientos, de emociones y sueños aguardan pacientemente su momento para expresarse dentro de nuestra psique, porque la mente está siempre lista para adaptarse al entorno cambiante y para utilizar estas palabras como el motor que da forma a los pensamientos, dibujando asi un horizonte nuevo en nuestras vidas. El camino se construye a través de nuestras acciones y nuestras palabras, por lo tanto, estas afirmaciones tienen el poder transcendental de construir nuestro destino.


El poder de la palabra, ¿Habías escuchado que alguna vez sobre esto?; si lo has escuchado, pero no tenías idea de su poderío en este mundo terrenal; te invitamos a quedarte a leer las siguientes líneas.


Hay sabiduría en las palabras y hoy como seres sociales compartiré una reflexión propia de lo que hemos aprendido sobre la fuerza que nuestras frases son capaz de lograr.


El poder de la palabra.-


Una de las razones por las cuales el ser humano ha llegado tan lejos en la transformación de sus espacios y en los conocimientos es gracias al poder de la palabra. La comunicación ha sido desde su creación por el hombre de las cavernas, la herramienta que permite trasmitir la cultura, las ideas y los sueños.


Ella es el vehículo por preferencia de nuestras acciones en el mundo. Si bien ella sirve para comunicar mensajes, su poder radicar en la transmisión y la generación de emociones, en la capacidad de influenciar las decisiones y sobre todo en evocar parte de nuestra alma. Las palabras son capaces de crear lazos/ conexiones con tu destino y con tus metas en la vida. No solamente ayudan a enfocar tus pensamientos hacia ideales elevados, sino también a despertar e incrementar tu energía vital, por lo algunos las denominan decretos.


Decretos para el éxito y la felicidad


Los decretos son estados pequeños que funcionan como oraciones que no van dirigidos a cualquier deidad, sino a nuestro propio ser superior, a la re-programación de nuestras mentes en una capacidad positiva y permite nuestro poder personal, sin límites de nuestro éxito en todas las áreas de nuestra vida. Son el mantra de nuestra alma.


Es un poder que solo los seres humanos somos capaces de crear para lograr avanzar en pro de metas y sueños personales. Si bien es cierto que un decreto no nos permitirá volar como Superman o dominar el vasto océano como Aguaman, si contribuirá a retomar las riendas de nuestro destino. Por consiguiente, el uso internalizado de los decretos o mantra del alma es una herramienta que si la adoptas en tu vida, te ayudará a ver con mayor claridad, determinación y optimismo los objetivos personales, familiares, sociales, académicos, de negocio, etc. ¡Los decretos te permiten desarrollar tus dones y ser dignos de éxito!


Cuanto más a menudo recites, mayor es su efecto. La fuerza de nuestra mente se une al poder de la palabra hablada, tornándose en realidad aquello que es decretado con fe. Simplemente ejercita diariamente los decretos puedes declararlo en voz alta, rezarlos de noche; gritarlos o simplemente mírate en el espejo y a tu reflejo exprésale esta verdad. Todos somos capaces de ver realizados los sueños, si actúas con fe y alineas tus vibraciones con la energía del amor, la felicidad y prosperidad. Solo te toca elegir los decretos que estén en sintonía con tus necesidades y con tus deseos.


Para finalizar y asi empezar este ciclo de poder y energías de las palabras, Kowannöto comenzará estas reflexiones del alma con el primer mantra. Un decreto para conseguir transformar y evidenciar todas las riquezas del alma y la mente que cada uno de nosotros tenemos escondidos en nuestro interior:



"YO SOY la Riqueza que fluye dentro de mí, y me es dada para hacer buen uso de ella.

173 vues